Este tipo de plataformas en voladizo son un elemento arquetípico y recurrente en las fachadas. Una interpretación contemporánea combina diseño estructural, técnicas constructivas y materiales modernos para seguir proporcionando un espacio exterior contemplativo, extrovertido y doméstico.

Los balcones llevan el espacio al aire libre a las plantas superiores de un edificio. Estas plataformas, que sobresalen de las fachadas, crean interesantes espacios desde los que disfrutar de las vistas.

El balcón típico consiste en una plataforma exterior delimitada por una balaustrada a los lados abiertos que sobresalen o se empotran en la fachada. Los balcones suelen estar sostenidos por una estructura en voladizo, a veces con ménsulas, canecillos u otros elementos decorativos.
El acceso desde una ventana o puerta del piso superior crea una interesante apertura en la fachada, un umbral entre el carácter privado del interior y el exterior público y expuesto. Los balcones son lugares desde los que ver y también ser visto, por lo que tradicionalmente se han utilizado con fines ceremoniales.

Los balcones se utilizan principalmente en los edificios residenciales, donde proporcionan un espacio doméstico exterior en los bloques de viviendas colectivas. Nuestra interpretación contemporánea del balcón nos permite modular las fachadas, generar composiciones cambiantes y ajustar la permeabilidad de la envolvente del edificio. En los edificios públicos, los balcones aportan un carácter institucional y simbólico.




casa K
la fachada principal

A través del camino de losas de hormigón blanco se asciende al nivel intermedio de la parcela donde se sitúa la casa. Desde este punto se observa la elegante silueta del edificio, una forma simbólica que invita a ser explorada en armonía con la naturaleza.

hotel Shoreditch
la vista desde la calle Pitfield

La forma curva de la fachada responde al flujo de peatones y bicicletas que atraviesa la intersección entre las dos calles principales. El edificio se abre como una cortina gigante para permitir el paso con un gesto de bienvenida.

lofts maragatos
la vista desde la calleja

Desde la estrecha calle perpendicular, el edificio se presenta misterioso y elegante, dejando patentes sus similitudes y diferencias con el resto de edificios históricos.

riad combinado
la vista desde la cubierta

Desde lo alto de la terraza situada en cubierta se percibe la silueta serpenteante del edificio y la vista de la ciudad al fondo. La imagen transmite el simbolismo de la forma del edificio, su relación con el paisaje y la funcionalidad y comfort de los apartamentos.

hotel Shoreditch
la vista desde la calle Paul

Al caer la noche, la luz de las ventanas del hotel subraya el patrón ajedrezado de la fachada de hormigón negro, creando un icono fácilmente reconocible que sirve de reclamo urbano para el restaurante y la zona comercial.

riad combinado
la planta de los apartamentos pequeños

La modulación racional de la estructura del edificio permite una distribución flexible de las unidades de vivienda, de modo que la promoción se puede ajustar durante la comercialización en función de la demanda.

riad combinado
la planta de los apartamentos grandes

Los apartamentos más grandes del complejo residencial cuentan con cuatro y cinco dormitorios. El salón tiene las dimensiones y distribución propias de la tipología tradicional, y cuentan con balcón al riad interior.

lofts maragatos
el alzado oeste

La fachada del edificio se alinea con las alturas de los edificios adyacentes, se mezcla con la arquitectura histórica ofreciendo una composición equilibrada y regular y está coronada con un techo de zinc que parece una interpretación de las buhardillas tradicionales.

riad combinado
la fachada urbana

La fachada hacia el bulevar tiene una serie de balcones protegidos por paneles correderos. Estas contraventanas de madera tienen un diseño de tracería marroquí que aporta un guiño tradicional al diseño contemporáneo del edificio.

casa K
el jardín delantero

El alzado frontal de la vivienda encierra un pequeño patio entre el comedor y la zona de oficina. Este jardín frontal es un espacio de transición a la piscina que capta la luz de la mañana.

riad combinado
la fachada del riad

El volumen del edificio es un equilibrio de llenos y vacíos. Los grandes huecos de la fachada contrastan con la rotundidad de los balcones colgantes que vuelan sobre el patio interior.

riad combinado
el patio sur

La parte más baja del edificio encierra el jardín más intimo y recóndito. Alrededor de este espacio se sitúan viviendas en planta baja, por lo que cuentan con jardines privados protegidos por una valla a lo largo de su perímetro.

lofts maragatos
la fachada sur

La fachada muestra un cuidadoso diseño que combina balcones de vidrio y acero en voladizo con una serie de aberturas abocinadas. Las ventanas de aluminio están enmarcadas en la fachada, que se reviste con losetas de piedra caliza simulando un aparejo de Panderete.

Ashley Gardens
el salón comedor

El salón comedor disfruta de las vistas a la calle, y tiene acceso al balcón. El suelo de tarima de madera en espiga contrasta con el blanco de las paredes y techos y los colores neutros del mobiliario.

lofts maragatos
la vista desde la plaza

Desde el espacio público de la plaza, el diseño de la fachada ofrece una disposición caprichosa de aberturas y balcones. Estos están perfectamente alineados con las plantas de los edificios cercanos, y además mantienen la misma proporción.

riad combinado
la fachada interior

La envolvente del edificio que da al patio interior tienen un diseño sencillo y funcional. La disposición regular de las ventanas contrasta con la posición de las contraventanas correderas que las protegen.

lofts maragatos
la fachada

La forma de los huecos de la fachada responde a unos ejes visuales definidos. Los balcones que sobresalen y los retranqueados en ángulo buscan alcanzar las mejores vistas del entorno.

riad combinado
la vista desde el bulevar

Desde el gran boulevard el edifico presenta una imagen rotunda e icónica. La silueta recuerda al arquetipo de la vivienda con tejado a dos aguas, proporcionando un interesante juego de escalas.

torres taraceas
las plantas del bloque residencial tipo

Los bloques residenciales cuentan con cuatro viviendas de dos dormitorios por núcleo de escaleras con vistas al jardín, ventilación cruzada y balcones con orientación norte y sur.

lofts maragatos
los balcones

Los balcones en voladizo que sobresalen en cada piso son casi invisibles. La delgada losa de metal proyecta sombras en los pisos inferiores, realzando el efecto de tablero de ajedrez que caracteriza la composición de la fachada.

lofts maragatos
la sala de estar y la cocina

En contraste con la rigidez ortogonal del exterior, los espacios interiores se envuelven en suaves esquinas redondeadas. El suelo de tarima de roble y el hormigón del techo ofrecen una tonalidad cálida mientras que una partición de listones de madera verticales sirve de transición y articula el espacio.

riad combinado
el patio sur

Los grandes patios de manzana son espacios peatonales con abundante vegetación. Los jardines cuentan con fuentes y arbolado tropical, dando la percepción de un fresco oasis en el corazón del complejo residencial.

casa K
la fachada de listones de madera

La fachada de listones de madera del piso superior, rematada por la línea del forjado de la cubierta plana, recorta la exuberante vegetación del fondo.

riad combinado
el alzado desplegado

La icónica silueta del edificio se percibe con claridad en el alzado desplegado. La continuidad de los volúmenes contrasta con el carácter diferente de las fachadas exteriores e interiores.

riad combinado
la maqueta

La maqueta del proyecto muestra el imponente volumen del complejo residencial, la permeabilidad de la fachada y la amplitud de los patios de manzana.

Ashley Gardens
el dormitorio principal

El proyecto de reforma de este apartamento londinense incluye la sustitución de las ventanas originales y los acabados interiores. El estilo contemporáneo del diseño interior combina con los elementos decorativos victorianos existentes.

casa cuña
la vista exterior

La sencilla forma exterior de la casa destaca sobre el paisaje llano del valle, mientras se pueden ver los montes blancos al fondo.

hotel Shoreditch
la vista aérea

Desde la vista aérea se aprecia la presencia urbana del hotel en su contexto. La figura oscura, ligeramente girada hacia la intersección y el diseño de su fachada crean una imagen simbólica y reconocible.

riad combinado
el detalle de los balcones

Los balcones, protegidos por los paneles perforados de madera, presentan un diseño sutil y sofisticado. Estas pantallas protectoras filtran la luz del sol y proyectan la caprichosa riqueza geométrica de la tracería en el interior.

hotel Shoreditch
la vista desde Old St

El edificio se presenta como un volumen pétreo y rotundo con un patrón ajedrezado de huecos de fachada. Esta composición sólida, casi tectónica, se ve distorsionada por la deformación del volumen, que gira con un gesto provocador al reacionar al flujo del tráfico urbano.

casa K
el balcón

La fachada del piso superior, forrada en madera de cedro canadiense, aporta un carácter cálido y natural al edificio. Vista a través de la abundante vegetación, parece una casa de madera escondida en el bosque.

hotel Shoreditch
el detalle de la fachada

La fachada del hotel está formada por piezas prefabricadas de hormigón ligero, que formando triángulos crean una superficie reglada de color oscuro sobre la que destacan los huecos como un tablero de ajedrez.

riad combinado
la vista desde la calle

La planta baja de este edificio residencial cuenta con locales comerciales en el lado de la gran avenida, y viviendas en el lado que da al parque urbano. Los accesos al corazón de la manzana permiten ver abundancia del jardín interior.